Control de Calidad sobre la Administración Pública

Pensaba que estaba leyendo El Mundo Today cuando en realidad estaba leyendo El País. Atentos a la noticia que hoy  se publica:

Solo cinco de los 60 informáticos del Tribunal de Cuentas son especialistas

Leyendo más en detalle sabemos que el listón para acceder a este puesto simplemente era tener conocimientos en MS-DOS (antiguo sistema operativo), lo que ahora se podría traducir en tener conocimiento de usuario de Windows.

Hola!? Cómo puede ser que hace años ese fuera el listón y que actualmente ese listón no solo se mantenga si no que caiga día a día. En el siglo XXI, el siglo de la tecnología y la informática, los “informáticos” del Tribunal seguramente no sepan ni lo que es una app. Parece un chiste, pero no, es España. O como lo llamaba un profesor mio “Spañistan”.

El problema tanto de este caso como del que lo ha iniciado es el “no-control” que existe sobre la Administración Pública. El hilo de esta noticia ha saltado porque se ha detectado que casi un centenar de empleados del Tribunal de Cuentas son familiares. Un organismo público con tal grado de relevancia está plagado de “enchufados” no cualificados… otro adjetivo para nuestra “Spañistan”.

Las dos noticias las podéis encontrar en:

  • http://politica.elpais.com/politica/2014/06/24/actualidad/1403631619_429110.html
  • http://politica.elpais.com/politica/2014/06/09/actualidad/1402333463_591562.html

Lo que más me duele

Por que me duele es saber en mis propias carnes la cantidad de trabas que existen para montar una empresa o negocio, la cantidad de impuestos, la dificultad que existe para acceder a un puesto público por la vía legal… todo un esfuerzo que se va a la basura por aquellos que hacen que la marca España se tome como tomamos nosotros los bolsos que compramos a los manteros. Impostores de una marca.

Qué pena que solamente el deporte sea una cuestión de meritocracia, excluyendo el dopping, y no el sector empresarial y de la Administración.

Posted on 26 Junio, 2014 in Blog

Share the Story

About the Author

Back to Top